Beneficios de los acaricidas de Probelte
23 jul. 2020

Probelte - Noticias - Beneficios de los acaricidas de Probelte

Beneficios de los acaricidas de Probelte

Beneficios de los acaricidas de Probelte

Las plagas de ácaros suponen importantes pérdidas en un cultivo. Estos pequeños arácnidos son capaces de marchitar un campo rápidamente, así como abrir las puertas a enfermedades fúngicas y bacterianas, entre otros problemas.

Por suerte, las nuevas tecnologías y la agrobiotecnología nos aportan un sinfín de nuevas soluciones contra estos artrópodos. En Probelte contamos con diversas opciones que se adaptan y complementan a cada cultivo, cada ácaro y cada necesidad de manera perfecta.

Bermectine, acaricida selectivo, limpio y persistente

Con su concentración de 18 g/L de Abamectina, además de otras sustancias, Bermectine es uno de los productos estrella en la lucha contra los ácaros. Sirve para todo tipo de cultivos: vid, fresa, lechuga, cítricos, hortalizas, frutales, ornamentales... Su acción se realiza por contacto e ingestión, para lo que hay que pulverizar y rociar la planta.

Bermectine es un plaguicida de acción lenta y larga vida residual en ácaros, lo que proporciona protección a medio plazo contra estas plagas. En la naturaleza, sin embargo, la Abamectina es inmovilizada y desaparece al cabo de poco tiempo, por acción de los microorganismos, evitando los residuos. Bermectine tiene como principal beneficio su uso de amplio espectro tanto de cultivos como de ácaros, con una alta eficacia y facilidad de uso.

Dron, acaricida de origen natural

Pensado para todo tipo de hortalizas, además de plantas ornamentales, Dron es un acaricida cuya composición se basa en ácidos grasos vegetales naturales. Aplicado mediante pulverización manual, al cubrir la hoja y el fruto, Dron evita el ataque de numerosos tipos de ácaros, cochinilla, mosca blanca, pulgón, trips... Este acaricida por contacto se debe mezclar con aguas blandas y permite cultivar vegetales sin apenas impacto biológico.

También es tremendamente útil en la protección de plantas ornamentales. Su acción sobre este tipo de vegetales permite mantener un control absoluto en plantaciones de invernadero sin la necesidad de usar otros insecticidas convencionales.

Skunk, acaricida específico contra larvas y huevos

Con una composición de Clofentezin al 50%, Skunk ha demostrado ser un acaricida especialmente eficaz y específico contra larvas y huevos de ácaros de todo tipo. Su acción en campo ha sido comprobada contra un gran rango de especies perniciosas para los cultivos. Sin embargo, su acción sobre el estado larvario y su naturaleza efectiva por contacto, hacen de Skunk un acaricida respetuoso con otras especies de insectos.

Así, Skunk no daña a abejas, ácaros fitoseidos (ácaros que se alimentan de otros ácaros que causan plagas en los cultivos), coccinélidos devoradores de ácaros, himenópteros y neurópteros como las crisopas, beneficiosos para el control biológico de plagas. La protección de Skunk es altamente eficiente en cultivos como el algodonero, cítricos, frutales de pepita, ciruelo, vid de vinificación, fresal, frambueso, grosellero, melón, tomate y platanera.

Su acción ovicida muestra cierta actividad de contacto sobre estadios larvarios jóvenes y está dotado de un prolongado efecto residual. Esta característica es parte de su alta especificidad. Hay que tener en cuenta que su aplicación debe hacerse durante los primeros estadios vitales de los ácaros ya que el producto no actúa contra adultos, por lo que ante la presencia de ácaros adultos se hace necesario adicionar un acaricida compatible.

Belproil A, un acaricida ecológico polivalente

Este acaricida (y también insecticida) polivalente actúa por asfixia sobre las plagas. Su composición basada en aceite de parafina al 83% hace que Belproil A cubra el cuerpo completo del insecto con una fina película. De esta manera, el ácaro no puede respirar y termina muriendo por asfixia. Belproil A se aplica mediante pulverización normal, aunque es conveniente tener en cuenta que no se debe aplicar este producto treinta días antes o después de haber dado un tratamiento con azufre o sus derivados, ni tampoco se debe aplicar en árboles semi-secos, por ejemplo.

A pesar de su tratamiento más específico, la acción de Belproil A lo convierte en un acaricida polivalente muy eficaz contra los ácaros, la cochinilla y la mosca blanca. Es especialmente útil para la protección de cítricos, almendro y frutales de hueso y pepita. Entre sus puntos fuertes destaca su naturaleza como acaricida ecológico.

Belproíl A está certificado por CERES e Intereco para su utilización en agricultura ecológica. La falta de residuo y su respeto con el resto de especies, al usarse adecuadamente, permiten emplear este acaricida de forma específica y en cultivos especialmente cuidados, destinados a una producción ecológica.

Comparte

ATRÁS