Agricultura extensiva: Qué es, características y tipo de cultivo
09 nov. 2020

Probelte - Noticias - Agricultura extensiva: Qué es, características y tipo de cultivo

Agricultura extensiva: Qué es, características y tipo de cultivo

Al contrario que la agricultura intensiva, la extensiva maximiza la producción aprovechando los recursos naturales disponibles, en vez de centrarse en obtener la máxima eficiencia del mínimo espacio gracias a aportes adicionales.

Este tipo de agricultura está especialmente pensada para aquellos lugares con grandes extensiones de terreno y, además, está especialmente ligada a sistemas agrícolas concretos como la agricultura ecológica. ¿Qué tiene de especial y cuáles son sus características?

Agricultura extensiva e intensiva, ¿en qué se diferencian?

Aunque su nombre es bastante descriptivo, no está de más hacer un repaso de sus diferencias. Así, la diferencia principal entre agricultura extensiva y producción intensiva está en el rendimiento por hectárea. Este, obviamente, es mucho menor en la primera, y se compensa por la extensión prevista para la producción.

En otros aspectos, la agricultura extensiva aprovecha los recursos naturales, hídricos y nutricionales, de forma más natural, sin aprovechar otras técnicas o productos (abonado, siembra, uso de fitorreguladores...) que ayuden a mantener un cultivo en una situación que no es, de otra forma, el estado natural en el que se suele encontrar.

Eso no quiere decir que no utilicen productos o cuidados específicos, pero sí que suelen prescindir de excesos de abonados y de productos secundarios que potencien la producción, aprovechando la extensión para mejorar la productividad de la planta. Por esta misma razón, la agricultura extensiva suele ser más afín a la ecológica.

Tipos de agricultura extensiva

¿Qué tipos de agricultura extensiva existen? En términos generales, se diferencian dos tipos: la mecanizada y la tradicional.

La agricultura extensiva mecanizada es un avance especialmente industrializado que aprovecha las últimas tecnologías y conocimientos para maximizar la productividad, pero respetando las premisas de la producción extensiva. Requiere de poca cantidad de mano de obra y, sobre todo, de una gran cantidad de maquinaria.

La agricultura extensiva tradicional, por el contrario, utiliza bastante mano de obra, pero apenas maquinaria. Esto reduce la productividad del suelo, pero ayuda enormemente a respetar los parámetros ambientales. Esta se suele emplear en situación de poca tecnificación, por necesidad, o en suelos que requieren de un "descanso" para recuperar su valor en biodiversidad.

¿Qué tipo de cultivos son adecuados para la agricultura extensiva?

Las características de ciertas variedades las hacen más propicias para este tipo de explotaciones, puesto que no todas se adaptan bien a las condiciones. Entre los cultivos que podemos encontrar en los cultivos extensivos tenemos:

·       Los cereales, especialmente la avena, el trigo, la cebada y el centeno.

·       Las legumbres, como los garbanzos y los guisantes.

·       También frutales, como el olivo y el almendro.

·       La viña es un tipo de explotación de las que mejor se adaptan al cultivo extensivo y, por tanto, es una de las más habituales en la zona mediterránea.

·       Ciertas hortalizas, como las cebollas y el melón, también se aprovechan de este tipo de explotación.

En general, los cultivos propios de la agricultura extensiva son de secano. Estos se limitan a aprovechar los recursos hídricos fruto de la naturaleza para ofrecerles la humedad necesaria para su desarrollo, en vez de aprovechar sofisticadas instalaciones que encarecerían la producción. No obstante, también se pueden encontrar producciones extensivas que no son de secano.

¿Cuáles son las ventajas de la agricultura extensiva?

Para empezar, las características de la agricultura extensiva, en España, permiten que sus cultivos puedan ser trabajados por pocas personas, lo que supone una ventaja económica interesante. Controlar los insumos y recursos técnicos necesarios nos permite realizar una agricultura ecológica, reduciendo al mínimo su impacto ambiental.

Un aspecto clave de los cultivos extensivos de secano es que producen mayor rendimiento en ciertas especies, como los olivos. Esto es especialmente valioso en zonas donde no abundan los recursos hídricos. Otro aspecto de valor es la capacidad de preservación del suelo que ofrece, una medida que apuesta por una conservación a la larga del sistema de cultivo.

Comparte

ATRÁS